Escribiendo


escribir bien
Últimamente proliferan las escuelas y cursos para escritores emergentes e independientes con alicientes y reclamos engañosos. Hay escritores y autores que imparten cursos en cibertalleres de escritura en los que se explica el método que cada uno debe aplicar para conseguir sus objetivos, con asignaturas sobre “técnicas y recursos para escribir bien”, entre otras. No nos engañemos. Esos cursos nunca van a enseñar a nadie cómo escribir bien. Según opinaba Ogilvy, “escribir bien no es un don natural, es algo que debe aprenderse”. Pero no en escuelas, cursos y talleres […]

Cómo escribir bien


éxito del escritor 2
La receta del éxito ni existe ni la encontrarás en página alguna. Ni 20, ni 15 ni 10 ni paso alguno te llevará a él. No creas en redentores que se acerquen para decirte que con ellos se te abrirá el éxito. No hay fórmula, procedimiento, sistema que te suban a él.

¿Dónde está el éxito del escritor?



por qué escribes 6
Si te lo preguntara de sopetón, quizás me sorprendieras con una contestación nunca oída o tal vez con algo muy vulgar, por ejemplo porque se viven muchas vidas —o no— o porque quieres destapar las que habitan en ti. O tal vez para ser diferente o porque ya lo eras. Que escribes porque quieres dejar tu trabajo habitual para escribir más y más. Ni se te ocurra. Lo siento, para mí acogerse a cualquiera de estos enunciados son meras cursiladas. Dejémonos de frases ingeniosas.

¿Y tú por qué escribes?


frustraciones
Se tiene que asumir que el momento de gloria de un escritor de ficción puede durar apenas unos días. ¡Y si llega! La realidad es que no todo lo que se escribe y edita, se lee. Un ejemplo: has publicado un libro y apenas has tenido eco. ¿Causas? Una es cierta. Como se edita tantísimo, la riada de novedades —diaria— se la ha llevado sin pena ni gloria y, como consecuencia, te has metido en tus horas bajas.

Entre logros y frustraciones



nombre del protagonista
Toda novela tiene una historia y unos personajes que transitan por ella y que nos sitúan en mundos y contextos muy diferentes. ¿Cuántos de nosotros nos hemos preguntado qué importancia tiene que el nombre del protagonista de una novela se llame fulano o mengano?

De protagonistas y de nombres


escribir un libro
Te has planteado escribir un libro y, por supuesto, lo primero que quieres hacer es saber por dónde vas a empezar. Te han llegado informaciones de todo tipo que tendrías que filtrar. Nadie que haya triunfado previamente desvelará sus fuentes a no ser que, a modo de contrapartida, te lo deje conocer previo su correspondiente pago, y enseguida se te van a cruzar los cables. Hoy tú estás donde estás por las decisiones que asumiste ayer. Mañana será el producto de tus decisiones de hoy. En consecuencia, solo si decides […]

El otro lado del escritor



Libros olvidados
Yo no leo cada vez menos. Cuanto menos leo, peor me siento. He llevado siempre el ritmo de lectura acompasado con los tiempos. Y no lo he disimulado. Lo de hacerse mayor tampoco lo condiciona, ni muchísimo menos. No entiendo a algunos amigos que te dejan saber y te manifiestan que ya se han bajado tu último libro publicado pero sin fecha aún para leer. No reconocen que decir a unos y otros que lo han comprado no es lo importante sino leerlo. Se están engañando a sí mismos. No […]

Decepciones y realidades




autoedición
Voy a referirme a esta nueva generación de escritores nacidos al amparo del mundo de la autoedición que —muchos de ellos— serán injustamente difuminados y sepultados por la agresividad de las corrientes claramente marcadas por circunstancias no estrictamente literarias. La presión de las editoras de primera línea será implacable por mantener en cabecera de ventas y, sobre todo, de publicidad a sus mejores escritores.

¿Qué hay detrás de la autoedición?


Sueños
Me acaban de llamar desde Nueva York. Son las trece horas en mi reloj. Tengo un segundo mensaje urgente. Mi amiga ya no está en casa y va camino como cada día a la Grand Central Station, al centro de Manhattan, entre la calle 42 y Park Avenue. Nunca hablamos a estas horas tan tempranas para ella —y me sorprende—, pero ha optado por dejarme un recado en forma de epístola que, con su permiso, transcribo.

Los sueños, sueños son