Escribiendo



Qué más da
Hoy me he puesto frente al monitor del ordenador, frente a una pantalla en blanco, y he dejado mis repulsas y mis simpatías guardadas en un cajón para que lo subjetivo no sea lo primero que traslade a los lectores.

¡Qué más da!