Corrigenda



Lo que hay que corregir

Es sobradamente conocido el hecho de que muchos escritores —incluso los de gran cultura e instrucción— cometen al escribir incorrecciones de lenguaje más o menos graves. Cada día se leen en libros, blogs, reseñas, páginas de autor, etcétera, giros y construcciones que la Gramática reprueba. Son más frecuentes en el lenguaje escrito que en el hablado. El efecto que ello produce es deplorable.

write

En Corrigenda trabajamos para que tus textos sean de calidad. Sabemos que las palabras vuelan pero los escritos quedan: Verba volant, scripta manent. Queremos contribuir al expurgo —expurgar, limpiar o purificar algo— de tu novela ya sea en el proceso de escritura o una vez conclusa pero antes de publicarla.

Sabemos que tu intención es enviar tu obra a un agente o una editorial o quizás auto publicarla. Sin embargo, algunos ignoran que antes la has de remitir a un especialista, un profesional de la corrección, que revisará en tus textos lo que hay que corregir.

El corrector de textos es un profesional oculto. El de corrector de textos es un oficio que todos saben que existe pero que nadie ve.

La revisión de un texto es una de las cosas que menos coste tiene y que más se nota.

Llevamos ya muchos meses navegando de modo persistente por las redes sociales. Hemos seguido a numerosos blogs, hemos leído decenas de libros de escritores emergentes —muchos de ellos auto editados— y nos llama la atención el escaso cuidado con que algunos tratan la lengua y las cuantiosas incorrecciones y particularidades del lenguaje de todo tipo en las que caen. Solo la dejadez, la falta de dedicación y el desconocimiento de la Gramática, ya que los ejemplos se hallan perdidos entre la frondosidad de las reglas, propician que algunos escritores den el paso a la edición sin una corrección rigurosa. La lectura de esos libros es dificultosa e invita a dejarla. Asimismo hemos llegado también a la conclusión de que muchos no distinguen las fronteras entre lo correcto e incorrecto por desconocer las normas. Si en otro orden de conocimientos —Historia, Geografía, Matemáticas, Física, Química— se cometieran las faltas y errores que en Gramática, sería para sentirse avergonzados.

Se cuentan por miles los que escribimos para que otros nos lean y cae por su propio peso que hemos de hacerlo bien, que no hemos de cometer errores de tipo alguno —sean los que fueren—, ortográficos, gramaticales ni sintácticos.

Importancia de una buena corrección

No hace falta pasarse el día leyendo para darse cuenta. Cada vez es más sencillo encontrar erratas en libros, blogs, reseñas, folletos y páginas web. ¿Escribimos cada vez peor? A lo mejor, pero lo que es seguro es que cada vez se revisan menos los textos.

Quizás acabas de poner el punto y final a tu novela pero, antes de publicarla, has de trabajar para que tu debut sea lo más exitoso posible y, por tanto, has de procurar que no falle ninguna de estas partes: primero —por descontado— las correcciones ortotipográfica y de estilo, y además —sin olvidarlo— el diseño de la portada y la maquetación.

La autocorrección tiene sus limitaciones y la principal no es otra que, por estar tan compenetrado y metido en tus textos, subsistirán muchas erratas que te pasarán inadvertidas y asimismo serán insuficientes tus propias lecturas, una primera, segunda y quizá tercera, para detectarlas. ¿Quieres liberarte del agobio que provoca corregir tus textos? ¿Te desespera encontrar una y otra vez algo que quedó por corregir?

Si necesitas un corrector pero no quieres un corrector porque parece alguien que te va a cantar las cuarenta, piensa que no es más que un profesional. Llámale asesor o consultor lingüístico. No se trata aquí de vapulear a nadie. Somos consultores y asesores lingüísticos que ayudamos en la corrección de textos de colegas y escritores emergentes. Y por supuesto esta misión no es fácil. Requiere ponerse a su altura para que no se incomoden. Además no queremos perder nuestro tiempo ni hacer que pierdas el tuyo. Pero quédate con nosotros, somos profesionales con oficio y con una larga experiencia en editoriales prestigiosas. Puedes trabajar con nosotros. Queremos aportar valor y calidad a tus textos. Si en algún momento te interesan nuestros servicios y necesitas más información, contáctanos. Elige la corrección que prefieras y al mejor precio. La podemos dividir en dos clases: ortotipográfica y de estilo.

¿Qué idea tenemos de servicio y cómo trabajamos?

He aquí algunos de nuestros criterios. No son todos. El trabajo de corrección busca una normalización y estándares en los textos, presta asimismo atención a los usos diacríticos y ortográficos y establece una unificación en las normas y pautas que rijan el texto, de acuerdo a los criterios propuestos previamente por el autor. Todo trabajo necesita una revisión. En literatura, varias. Es el ojo profesional,  el vistazo —o la sucesión de ellos— que hace que tus palabras no desentonen. Y siempre hay que corregir nuestros desaciertos antes de entregar el manuscrito a un tercero.

Una correcta ortografía, un vocabulario identificable y una sintaxis estructurada y lógica harán que los textos resulten comprensibles y calen en un mayor número de lectores.

La Gramática y los Diccionarios de la Real Academia son la guía más segura para la aceptación de giros, voces y locuciones. Se ha de contar asimismo que los clásicos y los grandes escritores actuales son las mayores autoridades en materia del lenguaje escrito. A pesar de ello, habrá quienes se muestren disconformes  con algunas acepciones. Y darán sus razones. El castellano, dentro de sus características fijas e inalterables, también es vivo, flexible, variable y en constante evolución. A buen seguro que muchas de las voces tildadas hoy de viciosas e incorrectas pasarán mañana a formar parte del acervo del idioma.