10 razones posibles que se pueden aducir pero que no justifican no seguir leyéndonos


Lo decía quien puso al sector editorial en la picota y quien llevó al triunfo su grupo editorial, quien le dio prestigio. Fue José Manuel Lara Bosch. Se preguntaba cada día: “¿Qué había hecho bien, qué había hecho mal y qué podía hacer mejor?”. Este es el argumento y la razón de ser de dejaros este nuevo post. Reflexionar. ¿Qué podemos hacer mejor?

lectores en nuestro blog

Imagen: xioubin low

1. Porque hay muchos ya y mejores que este.

  • ¿Por qué dices preferibles?
  • ¿Por qué debería creerte?
  • ¿Por qué no debes compartirlo ahora mismo?

Cada uno elige y sigue el blog que le conviene porque lo cree fiable.

Sabe exactamente y en detalle qué va a conseguir, incluyendo todas las características y beneficios. El lector se persuade que su solución funcionará. Le tranquiliza participar porque puede confiar en él.

2. Porque a lo mejor te estás preguntando si este encaja en lo que te iría bien.

Si eres escritor, aquí está tu mundo. Imagínate que tienes un problema pero que lo vas a resolver y que el puente para llegar está en leer el blog. Sabrás que el problema está en no dedicar parte de tu tiempo al cuidado e importancia de tus textos. La calidad es un grado. ¿Te has cuestionado alguna vez si persistiera ese problema? Tienes que pensar solo en los beneficios que te puede reportar.

3. Porque te has dado cuenta de que si no tienes un blog, casi no existes y has comenzado a construir el tuyo.

Apuesto por la credibilidad que lo que estás pensando sea factible y se pueda confiar en que suceda. Crees en los beneficios de tu idea y del futuro de tu blog. Faltará, no obstante, la prueba de que haces lo que dices. También tendrás objeciones, algunas básicas:

  1. No tienes suficiente tiempo.
  2. No funciona para ti escribir y pilotar tu blog al mismo tiempo.
  3. Tú no necesitas solucionar problemas que tienes resueltos.

Si tienes solventados los tres enunciados, será el tiempo el que lo certifique. Entretanto recuerda lo que dice el académico Juan Luis Cebrián: “El acto de leer, como el de escribir, exige un esfuerzo intelectual muy superior al de escuchar o ver, y al de hablar”.

4. Porque tienes un gripazo y solo te apetece estar en cama. La fiebre te hace huir de las redes sociales.

Esto es lo que está pasando y esto es lo que te afecta. El gripazo se incuba pero pasa. Para después, piensa:

  1. Lo que tenemos para ti.
  2. ¿Qué vamos a hacer por usted.
  3. ¿Quiénes somos?
  4. Lo que harás a continuación.

El blog es una exposición detallada de cuanto hacemos en beneficio de tus textos, que desdoblamos en cómo trabajamos, quiénes somos y cuál es el calendario que seguimos.

5. Te has dado cuenta de que tú también quieres tener y cultivar lo que se llama tu “marca personal”.

Te has percatado que ya no tienes décimas de fiebre y que puedes pasar rápidamente a la acción. Muy loable. Nuestro consejo es sencillo. Déjate acompañar por profesionales que aligeren tu trabajo y tiempo con la seguridad de dar valor y énfasis a tu “marca personal”.

6. Tienes agarrado a alguien por el cuello y no lo vas a soltar para leer ahora.

Confucio ya dijo que “cometer un error y no corregirlo es otro error”. Aducir excusas como esta —o parecidas— entran en el terreno de la evasiva o la salida graciosa que entretiene.

7. Debido a que ha bajado la cargante chica del ático para que le enseñes a buscar seguidores para su página en Facebook.

Las circunstancias inesperadas cambian y aplazan el calendario pero no los objetivos. No hay que salirse del camino empezado ni olvidar que se tiene que ser perseverante. Razones de este tipo son arbitrarias y, aunque se puedan exponer muchas más, ninguna te hará daño en las partes bajas.

8. Sabes que si nos lees vas a estar constantemente observado y eso no apetece a casi nadie.

Cada vez que usted afirma algo, pregúntese: “¿Y qué?”

¿Qué es estar constantemente en el punto de mira? Bueno, no es nada en realidad. Pero te hizo desistir de leer nuestro blog y bloqueó tu interés por seguirlo. Y ese es el punto. Cuando detectes los beneficios y los compartas, te olvidarás de verte vigilado y te apetecerá que seas visible porque es sinónimo de que tienes ya muchos lectores y seguidores.

9. No estás seguro que leerlo te aporte valor y genere más seguidores.

Hemos utilizado las herramientas necesarias y conocidas y los detalles específicos para crear la curiosidad y el conocimiento que tiren por tierra tu inseguridad.

Para averiguarlo, alguien tendrá que hacer clic o seguir leyendo.

Uno de los objetivos principales del blog es construir la confianza con sus lectores. Si vehiculizamos bien la información que los escritores buscan, daréis entonces con el sitio para hacer del blog un referente que proporcione valor e información, que arrastrará solo seguidores.

10. No tienes horas para poner cuanto antes el punto final a tu última novela y eso es un motivo suficiente para no visitar el blog.

Llegar a esa conclusión es un problema.

Las prisas por acabar una novela no motivan el prescindir de algo que, con toda probabilidad, te llevará a dar con soluciones de éxito. Tranquilízate y persuádete que una cosa no mutila la otra y que la solución funcionará.

Léenos y deja tu comentario, nos ayudarás a crecer y mejorar.

Compartir

Acerca de Alejandro Cano

Me gusta el pensamiento conceptual. Filósofo y escritor. Novelista, ensayista, traductor y poeta. Este blog es una plataforma de intercambio de conocimientos, tus comentarios son importantes para ayudarlo a crecer y mejorar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.